Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información (X) Aceptar

Actualidad

Noticias

Benalmádena Pueblo festejará la instalación del altar de muertos en el Museo Felipe Orlando con un Gran Desfile de Calaveras y Catrinas

Benalmádena Pueblo festejará la instalación del altar de muertos en el Museo Felipe Orlando con un Gran Desfile de Calaveras y Catrinas

Acompañada de mariachis, calaveras y catrinas, la concejala de Cultura, Elena Galán, ha presentado los eventos previstos para acompañar este año la instalación del tradicional Altar de Muertos en el Museo Precolombino Felipe Orlando. “Este altar es uno de los más completos que cada año se instalan en nuestro país”, ha destacado Galán.

La gran novedad este año será la celebración del primer desfile de Calaveras y Catrinas por las calles de Benalmádena Pueblo, tal y como anunció la concejala hace varias jornadas.

“Animamos a todos los vecinos a que se sumen a esta jornada festiva, elaborando sus propios disfraces, o con las máscaras que proporcionaremos desde el museo, y disfrutando de mariachis y bailes tradicionales”, ha declarado la concejala de Cultura, Elena Galán.

El desfile partirá del museo el viernes 20 de octubre a las 17.30, para recorrer las principales calles del pueblo y regresar al museo, donde se sucederán actuaciones musicales y bailes tradicionales.

La coordinadora de Comunicación del Museo Felipe Orlando, Victoria Sabino, ha explicado las raíces culturales de la figura de la catrina: “Es una dama elegante de rasgos cadavéricos cuya presencia es característica del Día de los Muertos mexicano. Fue creada por el escritor José Guadalupe Posada, que con su figura pretendía difundir el mensaje de que a todos nos iguala la muerte. Posteriormente, fue incluida por el pintor Diego Rivera en uno de sus murales, y poco a poco fue ganando protagonismo en la iconografía mexicana”.

Sabino ha recordado que el Día de los Muertos en México, lejos de ser una fiesta triste, se afronta con alegría “porque se entiende como una jornada para recibir el alma de los seres queridos”.