Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información (X) Aceptar

Actualidad

Noticias

El Ayuntamiento de Benalmádena logra avanzar en el ahorro y la reducción de la deuda con entidades financieras y proveedores sin aumentar la carga fiscal sobre el contribuyente

El Ayuntamiento de Benalmádena logra avanzar en el ahorro y la reducción de la deuda con entidades financieras y proveedores sin aumentar la carga fiscal sobre el contribuyente

El alcalde de Benalmádena, Víctor Navas; y el concejal de Economía y Hacienda, Manuel Arroyo, han destacado hoy el esfuerzo realizado por el equipo de gobierno para lograr ahorro en las arcas municipales y reducir de la deuda del Ayuntamiento con entidades financieras y proveedores sin incrementar la carga fiscal sobre el contribuyente.

“Supone un logro y una prueba de eficiencia en la gestión financiera que estemos logrando cumplir con los objetivos económicos del Plan de Ajuste sin necesidad de subir los impuestos al ciudadano, y apostando además por políticas progresistas”, ha puesto en valor Víctor Navas.

“La gestión económica de este equipo de gobierno está resultando modélica, como evidencian datos como la reducción de la deuda o el periodo medio de pago a proveedores. Un éxito financiero logrado gracias a la generosidad de todas las delegaciones y a las valiosas aportaciones de los departamentos de Intervención y Tesorería”, ha apuntado el alcalde de Benalmádena.

“Dentro de los objetivos que nos planteábamos en el área económica al principio de la legislatura, la reducción del endeudamiento era uno de los puntos importantes, y recordamos que en el momento que entramos la deuda de capital vivo con entidades bancarias se situaba en 123 millones, lo que suponía un endeudamiento rondando el 127% , muy por encima del mínimo del 110% que exigía la administración del estado”, ha recordado Manuel Arroyo.

“Hemos seguido trabajando y procurando aplicar partes del superávit a la reducción de esta deuda, pasando así a principios de 2015 de los 123 millones de deuda a los 99 millones actuales, situándonos en un 92,53% de porcentaje de endeudamiento”, ha destacado Arroyo.

“En sólo 22 meses de legislatura hemos conseguido pagar 27 millones de euros de la deuda municipal, además de sus intereses. Y todo a pesar de las numerosas dificultades que nos hemos encontrado, y procurando en todo momento que nuestros esfuerzos por lograr el ahorro y la eficiencia en el gasto no impliquen una mayor carga tributaria sobre los ciudadanos”, ha valorado el alcalde.

“Dentro de nuestras previsiones, al final de la legislatura esperamos estar a un nivel de endeudamiento que ronde el 40%, lo que sería la situación ideal, y nos permitiría muchas actuaciones que con la deuda actual serían impensables”, ha valorado el concejal.

“Y seguimos trabajando también para no descuidar tampoco el pago a proveedores: mantenemos el plazo de 30 días que ya habíamos conseguido, y la idea es seguir bajando ese plazo para que seamos un ayuntamiento que ofrezca confianza a todos los proveedores”, ha subrayado Arroyo.

En su esfuerzo por no incrementar la carga tributaria sobre la ciudadanía, el equipo de gobierno ha apostado en el presente ejercicio económico por acogerse a la posibilidad de la rebaja del valor catastral de la vivienda un 8%.

En el contexto de esta bajada, y como recurso para paliar la situación de crisis que aún padece la ciudadanía, se optó por mantener la bonificación al IBI. “Pero hemos decidido que en este ejercicio dicha bonificación se va a realizar por tramos: hemos considerado que aquellos con una economía más desfavorecida debían tener una consideración diferente”, ha explicado Arroyo.

Por ello, las bonificaciones del IBI planteadas para este año han sido las siguientes: en los tramos de vivienda con el menor valor catastral (de 890 a 60.000 euros) se mantiene un 50% de bonificación; en el que se encuentra el mayor número de viviendas, aquellas situadas entre los valores 60.000 y 200.000 euros, la bonificación asciende al 46%; en las propiedades con un valor entre 200.000 y 400.000 euros, se bonifica el 40%, y en las que tengan un valor catastral superior a 450.000 euros, el 30%.

“Esta bajada en los valores catastrales está ayudando a muchas familias a alcanzar esa ansiada liquidez para llegar a fin de mes. Siempre hemos tenido clara la necesidad de apoyar desde la administración local a las familias más desfavorecidas y repartir esa carga tributaria entre aquellas economías con mayor capacidad de pago: hemos aplicado criterios progresistas en la recaudación”, ha concluido el alcalde.